“La dicotomía entre desarrollo y sostenibilidad es falsa.
Sin planeta, no hay economía que valga”
Al Gore

Hoy a las 16:30 hrs de Dubai (9:30 hrs de Chile) se inauguró el Pabellón chileno en la Expo Dubai 2020. La participación chilena en este tipo de exposiciones es de vital importancia si ponemos el foco en las posibilidades que tenemos para actuar colaborativamente con otros países del mundo y, a la vez, mostrar lo que hemos hecho y queremos hacer como país. Durante 170 años, las Exposiciones Universales han proporcionado una plataforma para mostrar las mayores innovaciones que han dado forma al mundo en el que hoy vivimos. Es en estas exposiciones donde se han dado a conocer elementos que hoy nos parecen tan habituales, como el teléfono o los televisores o estructuras históricas como el Crystal Palace en la Exposición de Londres en 1851, donde se mostraron los inventos de la Revolución Industrial o la tan famosa Torre Eiffel, símbolo de la Exposición Universal de París de 1889.

La Exposición de este año, que corresponde numéricamente al año pasado dado que, por motivos de la pandemia, no se pudo realizar, pone el foco en “Crear Futuro” con un mensaje oficial “Conectando Mentes, Creando Futuro”. Para esto han diseñado tres instancias expositivas: El Distrito de la Sostenibilidad, donde se verán en acción algunas de las tecnologías más avanzadas del mundo pensando en que los seres humanos puedan disfrutar viviendo en armonía con la naturaleza, El Distrito de la Movilidad, que busca crear conexiones para impulsar el mundo, rompiendo la brecha entre el mundo físico y digital para construir una sociedad global en armonía, donde la información, las ideas y las mercancías se intercambien más rápido que nunca y El Distrito de la Oportunidad, donde se podrá conocer a personas de todo el mundo que están transformando sueños y aspiraciones en realidades del mañana. Cada país tiene 180 días, 6 meses, para mostrar lo mejor que tiene dentro de lo que la Exposición busca, en este caso, la sostenibilidad e innovación y poder generar alianzas que perduren después de este tiempo.

Las marcas seleccionadas tienen una gran oportunidad, pero, junto con eso, adquieren una responsabilidad aun más grande que la oportunidad. No sólo porque están representando a un país, pasando a formar parte de la “marca país”, sino también con el planeta. Ser sostenible o sustentable, involucra la globalidad de nuestro hacer, no sólo en una parte o por un tiempo. Sin duda empezar por algo ayuda, pero siempre pensando que ese algo no es suficiente y que siempre se puede hacer más. El compromiso con el Planeta debe ser real y de todos los días.  Es por esta razón que la elección de las marcas que nos representarán y el pabellón en sí no pueden ser tomadas al azar. Ambos simbolizan aquello que queremos exportar, aquello que somos y que queremos mostrar al mundo. En el caso de las marcas, se han seleccionado empresas como Nün Foods, que elabora pastas hechas en base a algas, Mundo Miel, que elaboran miel premium de ulmo y multiflora nativa reconocidos por la pureza y sabor de su producto y la galería de arte South Trip Gallery que, apostando por un mensaje de sustentabilidad y protección ambiental, llevará una propuesta cultural donde las obras se convertirán en ventanas para ver y conocer más de Chile, su cultura, geografía y costumbres, por mencionar sólo a tres empresas. Por otro lado, está el Pabellón que, debemos reconocer como el punto negro de este año. La edificación que simula a un refugio antártico rojo y que alberga 38 réplicas de pingüinos que equivalen a la cantidad de días que tomó el descubrimiento del estrecho de magallanes (hito que cumplió 200 años en el 2020) y un desierto florido instalado permanentemente, no fue el que ganó el concurso público realizado el año 2019 para representarnos, diseñado por las arquitectas Cecilia Puga y Paula Velasco junto al arquitecto Smiljan Radic y que consistía en “una sombra”, es decir, un textil que se extendía sobre la recuperación de “un galpón chileno de estructura de lamelas de madera de roble de mediados del siglo XX”, poniendo valor en el reciclaje y la simplicidad en la construcción. Un hecho lamentable para la arquitectura nacional, no sólo por no hacer valer el concurso y la propuesta ganadora, sino también, por la pobreza del diseño finalmente construido, que nada dice del prestigioso talento arquitectónico nacional. Se perdió la oportunidad de potenciar y destacar un área donde Chile ya tiene renombre internacional, la arquitectura y sus arquitectos y arquitectas.

Tal como nuestro actuar en el planeta, lo que realicemos estos 180 días, las alianzas que firmemos deben tener un sentido superior. Debemos ser capaces de pensar un futuro con acciones concretas hoy, en el presente, donde el planeta, el medioambiente, la biodiversidad y la sustentabilidad real definan y sean la columna vertebral de nuestro accionar. Ya no sirve sólo querer ser sustentable, debemos ser capaces de tomar las medidas necesarias para reducir nuestro impacto en el medio que nos acoge, siendo conscientes de la huella que queremos dejar para las futuras generaciones. Huellas, no cicatrices.

Fuentes: Diario Financiero | expo2020dubai.com | madera21.cl

Carolina Espinosa B.
@revistazotea

Categories:

2 Responses

  1. Otra pésima desición en este caso del cansiller Allamand… una vergüenza…improvisar con un galpon donado por evitar levantar un simbolo representativo y actual… debiera ser visibilizado publicamente este error inentendible…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *